Comida a ciegas


Hace un tiempo un grupo de comunicadores gastronómicos de toda España, tuvimos la experiencia de asistir a un espectáculo de “comer a ciegas”. Fue en Bodegas Victoria en la D.O. Cariñena. Era “espectáculo” porque al hecho gastronómico en sí mismo, se sumaban actuaciones musicales, relatos… Recuerdo, por ejemplo, cómo oías el famoso spot de Cola-Cao (yo soy aquel negrito…), mientras oías el ruido de la cucharilla dando vueltas en el tazón, y entonces percibías el claro aroma de la leche con la susodicha marca de cacao en polvo disuelto.

Un grupo de actores ejecutaba la puesta en escena y estaba rigurosamente prohibido quitarse el antifaz o grabar el acto en sí. Por eso las cámaras se quedaron en la puerta.

Es un hecho sabido que el estar privado de uno de los sentidos ayuda a desarrollar con mayor agudeza el resto de ellos. Los invidentes los saben muy bien y la carencia del sentido de la vista les lleva a agudizar el del olfato y tacto.

Comida a ciegasDesde hace un tiempo es frecuente que determinados restaurantes ofrezcan la experiencia de “comer a ciegas”. Se ha hecho en el Hotel Palace (Madrid), en el María Cristina (San Sebastián), en el restaurante Visual (Barcelona), y en muchos más. Incluso existen restaurantes temáticos donde habitualmente se vive dicha experiencia, como en el Nocti Vagus de Berlín, inaugurado en 1992, o el Dans le Noir de Paris.

No entiendo una cata de vinos profesional que no sea “a ciegas”, aunque en este caso el término se refiere a ocultar la procedencia del vino, a tapar su etiqueta. Enfrentarse a la copa sin ninguna referencia exterior, solo guiados por nuestros sentidos, es la manera más objetiva de valorar el gusto o la calidad.
Ambas cosas son recomendables.

Os animo a realizar la experiencia si no la habéis realizado nunca: probar 3 ó 4 vinos distintos, ocultando su origen. y darles puntuación. Veréis cómo os sorprende el resultado. Y si tenéis ocasión, organizar una comida o asistir a alguna con los ojos vendados, sin conocer el menú. Las texturas, los sabores y aromas os llevarán a otra dimensión. Intentar adivinar qué estáis degustando. Instructivo y divertido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *